Mito griego del rapto de Europa

Este es un mito griego que cuenta la historia de el toro-Zeus- que secuestró a una hermosa joven fenicia para fundar el reino de Creta.

Mito griego del rapto de Europa

El rapto de Europa es uno de los mitos más conocidos del mundo griego. En este relato, Zeus se convierte un hermoso toro y seduce a la bella Europa. Sin perder la oportunidad, el dios del trueno escapa con ella y se instala en Creta. Según narra el mito, el poderío del pueblo de Creta se debe al hecho de ser descendiente de Zeus.

Los encantos de la bella Europa

Europa era una bella joven que su padre mantenía custodiada para que nada pudiera sucederle. En el mundo antiguo era común que las mujeres fueran tomadas por la fuerza, convirtiéndose en esposas. En el caso de la joven Europa, su padre mantenía una fuerte vigilancia sobre ella. Incluso cuando la doncella salía a caminar por la costa, era acompañada de una caravana.


Al ver a Europa, Zeus quedó perplejo con su belleza y decidió seducirla. Como es común en los mitos griegos, Zeus era un dios con una libido elevada. En muchas ocasiones había seducido bellas mujeres engendrando múltiples hijos. Para hacerse de Europa, Zeus burló la vigilancia del padre convirtiéndose en un hermoso toro blanco. Una vez bajo esta forma, el dios se manifestó ante Europa que recolectaba flores cerca de la playa.

La bella Europa se sintió atraída fuertemente por el animal, al grado de desear subir a su lomo. Cuenta el mito que la doncella paseaba por la costa, recolectando algunas flores. Con estas elaboraba preciosos collares, como era su costumbre. Así pues, Europa vio un portentoso toro blanco en la orilla del mar. La joven se acercó a él atraída por su belleza, sin contenerse ella le acarició el lomo. El animal se mostró tan dócil que la joven le colocó uno de sus collares, después montó en él.

Zeus escapa con Europa en su lomo

Cuando Zeus sintió que Europa estaba bien sujeta en su lomó se echó a correr sobre el mar hasta desaparecer. El mito nos dice que el toro blanco inspiró tal confianza en Europa que montó en él. Apenas estaba ella en su lomo, el toro salió corriendo a toda velocidad encima de las aguas. Europa no sentía miedo alguno, sólo se aferraba al lomo y uno de los cuernos. Luego de una travesía, doncella y bestia llegarían a Creta, donde Zeus mostraría su verdadera figura.


Una vez en Creta, Zeus reveló su identidad y convirtió a Europa en su esposa. Cuando el Toro llegó a tierras cretenses se transfiguró, apareciendo el dios Zeus. A partir de este momento Europa se convirtió en su esposa y la primera reina de Creta. También se dice que de la unión con el dios nacieron tres hijos: Minos, Radamantis y Sarpedón. Tiempo después Zeus regresó al Olimpo y Europa contrajo nupcias con Asterión.

Creta y los descendientes de Zeus

Gracias al rapto de Europa comenzó el fuerte reinado de la isla de Creta, que tendría gobernantes descendientes de Zeus. Siguiendo la cronología del mito, Asterión desposó a Europa y adoptó a sus hijos. Sería Minos quien sustituirá el lugar de Asterión como rey de Creta, también sería su esposa quien daría luz al Minotauro. Algunas versiones sostienen que el Toro de Creta fue el mismo en cual viajó Europa desde algún lugar del reino fenicio.

En conclusión, el mito del rapto de Europa trata de explicar la ascendencia divina de los gobernantes cretenses. Antes de que aparecieran las poleis helénicas como Atenas, el máximo reino fue el de Creta. Los reyes cretenses se consideraban descendientes de Zeus, pues fue él quien engendró a los primeros reyes. De este modo, el mito explica el porqué de su esplendor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *