Mito griego del Minotauro de Creta

Este es un mito griego que cuenta la historia de una terrible bestia -con cuerpo de humano y cabeza de toro- que habitaba en el corazón del laberinto de Creta y habia sido enviada por el dios Poseidón como castigo al rey Minos.

Mito del minotauro de Creta

El Minotauro es una criatura de la mitología griega, hijo de la Reina Pasífae y el Toro de Creta. Esta bestia poseía cuerpo humanoide y cabeza de toro. Como castigó al incumplimiento de sus mandatos, Poseidón castigo al rey Minos. La pena fue el amor bestial entre su mujer y el toro que resistió sacrificar.

La desobediencia de Minos

Según el mito, Minos, rey de Creta, deseaba ganar la aprobación de su pueblo y pidió ayuda a Poseidón. Luego de la muerte de Asterión, antiguo rey, su hijo deseaba afianzar su poder. Para conseguirlo juró a Poseidón que sacrificaría lo que fuera en su honor. El dios de los mares le envió un hermoso toro blanco, que debía ser inmolado en su honor.


Minos desobedeció a Poseidón y la cólera de este cayó sobre la familia real. Al tratarse de un toro de elevada belleza, prefirió conservarlo. De este modo, el rey escondió a la bestia en su rebaño y sacrificó otro animal. Poseidón descubrió el engaño y desencadenó su furia contra la familia real, la Reina Pasífae caería locamente enamorada del toro.

Pasífae pidió al artesano Dédalo que construyera algún invento y pudiera consumar su amor carnal. Como era lógico, una mujer jamás podría consumar su amor con una bestia. Por esta razón le fue encargado a Dédalo, brillante inventor, crear algún artefacto para engañar al animal. Dédalo diseñó una vaca de madera, que luego fue cubierta con piel natural. De este modo, la reina se ocultó en el interior y pudo copular con el toro.

El castigo de Poseidón

La unión entre el Toro de Creta y Pasífae dio por resultado una criatura mitad humano y mitad bestia. La venganza de Poseidón se consumó cuando la reina dio a luz a una criatura con cuerpo humano y cabeza de toro, fruto del amor bestial. El rey decidió mantener en secreto al hijo monstruoso en la isla Cnosos. Para ocultar a la bestia, Dédalo recibió el encargo de elaborar un complicado laberinto. De este modo, el Minotauro vivía confinado.


Para mantener vivo al Minotauro era necesario ofrendarle carne humana. El castigo de Poseidón no terminó con el nacimiento de la bestia, continuó con su manutención. Aquel monstruo sólo comía carne humana, lo cual suponía un grave problema para Minos. Cuando uno de sus hijos, Androgeo, fue asesinado en Atenas, las tropas de Creta desembarcaron en la ciudad ateniense y la sometieron. Como parte de la rendición, los atenienses acordaron sacrificar 14 jóvenes, siete hombres y siete mujeres. Los cuales servían de alimento al Minotauro.

Teseo y la muerte del Minotauro

El héroe Teseo se ofreció para matar al Minotauro y así parar el sacrificio de Egeo. Según el mito, Teseo se incorporó voluntariamente a la ofrenda de mozos. Antes de ser encerrados en el laberinto, los jóvenes tuvieron un banquete con el rey. En esta fiesta, Ariadna, hija de Minos, se enamoró de Teseo y decidió ayudarlo a derrotar a la bestia.

Por último, Teseo dio muerte al Minotauro gracias a la ayuda de Ariadna, con quien luego huyó de Creta. Además del ovillo de hilo, Ariadna le proporcionó una espada especial al joven. Según algunas versiones del mito, estos objetos fueron proporcionados por el inventor Dédalo. Así pues, Teseo amarró el hilo a la entrada del laberinto y se sumergió en él. Al llegar a lo más profundo de este encontró al Minotauro, a quien asesinó sin problemas gracias la espada y sus habilidades de combate. Cumplida la misión, salió del claustro y escapó con Ariadna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *