El mito griego de Perséfone

El relato mítico de Perséfone viene desde Grecia y según varias interpretaciones está relacionado con la existencia de las diferentes estaciones del año.

Perséfone, conocida por los romanos como Proserpina, es descrita en la mitología griega como hija de los dioses Zeus, el dios del cielo, y Deméter, diosa de la agricultura y la fertilidad.

Perséfone fue raptada por Hades, dios del Inframundo y hermano de Zeus, debido a que este se enamora perdidamente de la belleza de la joven.

Perséfone


Perséfone se hallaba juntando flores junto con las ninfas; se dice que en el momento en que Perséfone va a tomar un lirio (en algunos relatos se menciona que era un narciso), la tierra se abre y la joven diosa cae hacia los aposentos de Hades. Así es como Perséfone se vuelve diosa del Inframundo.

En realidad, el rapto había sido planeado tanto por Hades como por Zeus, sin que Deméter se percatara de ello. Por lo que durante un tiempo, Deméter vagó por el mundo en busca de su hija, sin poder encontrarla.

Sin embargo, Zeus se arrepiente y ordena a su hermano Hades que devuelva a Perséfone al Olimpo; cosa que resultaría imposible, ya que Perséfone había comido en el Inframundo y, al ingerir cualquier alimento de estas regiones, irremediablemente se tenía que permanecer ahí.


Para reparar parte del daño cometido, Zeus ordenó que Perséfone pasara la mitad del año en el Inframundo, acompañando a Hades, y la otra mitad en la tierra, junto a su madre; siempre y cuando Deméter prometiera cumplir con su obligación de mantener fértil las tierras de los seres humanos.

Este mito se relaciona estrechamente con las estaciones del año; específicamente con la primavera y el invierno.

Así, el invierno estaría representado por el rapto de Perséfone y la retención que de ella hace Hades en el Inframundo; y la primavera la época del año en que Perséfone regresa para estar con su madre, quien otorgará fertilidad a la tierra.

El regreso de Perséfone corresponde a un ciclo, de la misma manera que las estaciones del año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *