Mito del caballo de Troya

No importa si no eres un fanático de la mitología griega, todos sabemos del caballo gigante de madera que usaron los griegos para entrar a Troya. En esta ocasión te contamos todos los detalles de este inolvidable pasaje.

Troya

El mito del caballo de Troya recibe su nombre la ciudad de Troya, también conocida como Ilión, capital de un reino grande y poderoso ubicado en Asia menor. Un día, de Paris, hijo del rey de Troya, raptó a Helena, la reina de una ciudad griega llamada Esparta.

El secuestro dejó varios reyes griegos indignados. Ellos unieron sus ejércitos y entraron en guerra contra Troya. La ciudad estuvo rodeada por varios años, pero sus altas murallas impedían que fuera invadida.


Ulises inventa el famoso caballo

Entre los griegos, estaba nuestro viejo conocido Ulises (también llamado “Odiseo”). Él concibió un plan bastante original que prácticamente decidió la guerra: mandó construir un enorme caballo de madera, y se escondió en su vientre junto con algunos guerreros.

Los ejércitos griegos dejaron el caballo frente a la puerta de entrada de Troya, como una especie de tributo y comenzaron a retirarse ocultándose de la vista del ejército troyano.

Los troyanos pensaron que los griegos habían desistido de la guerra, y que el caballo era un regalo para ellos. Así, decidieron llevar aquel gigantesco caballo dentro de la ciudad. Como era muy grande, llegaron a derribar una parte de la muralla para poder entrar con él; ignorando que Ulises y sus guerreros se encontraban dentro.


El mito del caballo de Troya finaliza cuando, de noche, los troyanos estaban durmiendo, y Ulises y los guerreros griegos salieron del vientre del caballo de madera. Otros soldados aprovecharon el agujero en el muro y comenzaron a invadir la ciudad. En poco tiempo, los griegos dominaron Troya e invadieron el palacio real. La guerra terminó con la victoria de los griegos, y Helena fue llevada de vuelta a Esparta.

El impacto del mito del caballo de Troya es tan grande en la cultura occidental que se ha acuñado el término regalo griego para referirse a un presente que esconde un mal. Por si fuera poco, el mito ha sido llevado a la pantalla grande.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *