Leyenda mexicana de Casino del Diablo

Este es un mito mexicano que nos cuenta la historia de una muchacha que vive un trágico desenlace al ser seducida por un demonio.

Mito de casino del diablo

Las personas que viven en Hermosillo, al Norte de México, conocen muy bien la historia sobre el Casino del Diablo. Esta historia comienza muchos años atrás cuando el casino del pueblo era la única atracción. Según las tradiciones, los jóvenes buscaban pareja en este lugar. Sin embargo la fiesta más importante era la del 31 de diciembre. Desde luego que no todos podían asistir.

La tragedia de una muchacha

En las casas más humildes del pueblo, vivía una joven de 17 años muy hermosa. Era conocida por el apodo de la Bonita. Desde muchos días antes, la muchacha preparó su mejor vestido y sus collares más bonitos. Cuando llegó la tan anisada noche, se despidió de su madre pero ella no la dejó ir. La viejecita, que estaba muy enferma, le dijo que debía pasar la noche con sus familiares. ¡No quiero que vayas, ese lugar es el Casino del Diablo!, dijo la ancianita y se quedó dormida.

A pesar de estar prohibido, la Bonita se fue al baile escapando de casa. Cuando llegó a la fiesta, todos los hombres guapos le decían piropos. Sin embargo, ella sólo podía mirar a un varón de cabello negro y grandes ojos. Seguramente se trataba de un foráneo en busca de una joven esposa. Por si fuera poco, el atractivo caballero invitó a bailar a la muchacha. Mientras disfrutaban de la música todos miraban con horror lo que pasaba. Pero ella sólo sentía calor, incluso algo que quemaba su espalda en el Casino del Diablo.

Arde el Casino del Diablo

De pronto, la Bonita revisó su espalda y noto que tenía el vestido quemado. Después bajó la mirada y notó que las piernas del joven eran de caballo y de gallo. Después, las llamas comenzaron a aparecer y quemaron todo el lugar. Por esta razón el casino quedó en ruinas y nadie volvió a ver a la muchacha seducida por el demonio en el Casino del Diablo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *