Mito griego de Tiresias

ENTRADA: Tiresias fue uno de los más famosos videntes de la antigüedad, incluso ayudó a Ulises en el inframundo para regresar a su patria. Por si fuera poco, se dice que alguna vez fue mujer y volvió a ser hombre.

Mito de tiresias

De acuerdo con el mito de Tiresias, en cierta ocasión Zeus y Hera se yacían plácidamente en la morada divina. Aquella vez, el dios del trueno se encontraba ebrio de néctar, el vino de los dioses. Del mismo modo, su cónyuge había ingerido suficiente bebida embriagante. Así pues, mientras se relajaban e intercambiaban caricias, Zeus dijo: estoy seguro que el placer de las hembras es mayor que el de los machos. En consecuencia, la diosa se sonrojó y negó que esto fuera así. Por lo tanto, el padre Zeus decidió consultar a Tiresias quien ya había sido hombre y mujer.

La maldición de los siete años

En una ocasión, nos cuenta el mito de Tiresias, el hombre sabio caminaba por un bosque el día en que cambiaría de sexo. A mitad del paseo, le llamó la atención la cópula de dos serpientes de la especie pitón. Siguiendo un impulso, el caminante tomó su bastón y les dio un fuerte garrotazo. En consecuencia, el hombre mal intencionado fue convertido en mujer. De acuerdo con las leyendas, Tiresias permaneció siete años con cuerpo femenino. Sin embargo, al llegar el octavo año, Tiresias encontró en el mismo sendero del mismo bosque a las mismas serpientes copulando. Según su lógica, debía volver a golpearlas para ser hombre otra vez. Así lo hizo y su cuerpo volvió a ser el de un varón.


Retomando el inicio del mito de Tiresias, el hombre fue llamado a la morada de los dioses. Una vez ante los magnos dioses, fue cuestionado por Zeus. –Acaso no son las mujeres quienes tienen un placer mayor, Tiresias. Confírmalo tú que has sido tanto hombre como mujer. Así pues, el mortal reconoció que el placer es superior en la hembra. Desafortunadamente, Hera se siento evidenciada y contradicha. Así que en el acto lo despojó de la vista, volviéndolo completamente ciego. Ante la situación, Zeus lo compensó con el don de ver el futuro. De este modo, Tiresias se convirtió en el más famoso de los videntes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *