Leyenda del venado llamingo

De acuerdo con esta leyenda, un grupo de cazadoras del Páramo «Los Chiles dispararon» contra un venado que resultó ser el mismo diablo. Aterrorizados, huyeron y salvaron sus vidas.

Esta leyenda trata sobre el venado llamingo, una criatura que se cree es una manifestación del demonio. En el Páramo los Chiles, Colombia, un grupo de hombres salió muy temprano de cacería. Eran tres hombres adultos equipados con armas y un grupo de perros bien entrenados para la caza. A diferencia de otras veces, al cabo de unas horas no habían sido capaces de matar ni a una liebre o una perdiz. Sin embargo, la suerte les preparaba una sorpresa. Unos metros más debajo de la meseta donde estaban vieron un venado portentoso. Dicha bestia tenía una cornamenta imponente, pero su cuerpo era lanudo como una llama. Es decir, llamingo.

El venado llamingo es una criatura sobrenatural

Llenos de emoción, los campesinos se apresuraron a disparar al cervatillo. Un par de detonaciones bastaron para hacerlo sucumbir. Debido a la distancia, los impactos no fueron efectivos y el animal pataleaba en el suelo. Por lo cual, el más diestro de los cazadores buscó un mejor ángulo, descargó todo el cartucho. Qué sorpresa era aquella, al venado no le afectaban los disparos. Así que otro de los acompañantes lanzó una ráfaga contra la bestia, tampoco surtió efecto. Despavorido, el más viejo de ellos gritó: ¡es el diablo este venado llamingo! Justo entonces la criatura se puso de pie y corrió hacia una cañada.Nada más se perdió el venado llamingo entre la vegetación, el cielo nubló y comenzó a rugir con roncos truenos. Aunque era de día, el cielo se oscureció y un aguacero despiadado azotó el páramo. Ante el fenómeno, los cazadores huyeron cuanto antes. De este modo, se asegura que ya nunca volvieron a cazar animales. Quizá por miedo a encarar otra manifestación diabólica o porque entendieron que era un espíritu protector del bosque. No hay otras explicaciones para esta historia tan anormal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *