Leyenda de los Talalanes

En el páramo de la jalca existen unos manantiales llamado Talalanes. Se cree que estas lagunas están encantadas y las habitan brujas.

Leyenda de los talalanes

En el páramo jalca del Norte de Perú existen depresiones en la tierra que han dado lugar a la leyenda de los Talalanes. Desde el punto de vista de los lugareños, en un principio las lagunas estaban en la superficie. Pero poco a poco se fueron hundiendo, hasta tomar forma de embudos muy alargados. También cuentan que si un hombre o animal cae en uno de ellos nunca volverá a salir. Nadie sabe hasta dónde lleguen esos agujeros enigmáticos. Ante ellos, los pastores y campesinos tratan de no acercarse aunque es muy difícil ya que se presume que están encantados. La gente termina yendo hacia ellos.

La leyenda de los Talalanes y los rufianes

Esta leyenda de los Talalanes ha dado lugar a un sinfín de relatos, llenos de rufianes e impunes asesinatos. Más de un anciano escuchó en su niñez que los bandidos hacían de las suyas en el páramo. Una vez que habían asaltado a la víctima la arrojaban al cuerpo de agua. Sin embargo, también algunos maleantes murieron ahogados en un Talalán. Esto sucedía cuando los hacendados capturaban a algún malhechor. Después de hacerlos confesar, eran lanzados a las profundidades del agua. De este modo las historias de ahogados y criminales se hicieron muy famosas.


A parte de criminales e inocentes víctimas, la leyenda de los Talalanes nos cuenta sobre brujas de las profundidades. En estas historias se dice que en lo más profundo del agua hay una aldea, quizá un pueblo, habitado por brujas. Estas mujeres mantienen como esclavos a las personas que no murieron entre las aguas. Una idea como esta nos puede parecer descabellada. Sin embargo, más de un pastor que ha sido atrapado por la noche en la jalca cuenta haber escuchado alaridos. Estos gritos humanos provienen desde lo más profundo de los Talalanes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *