Leyenda de la Patasola

Esta es una de las más terroríficas leyendas de Colombia. Se dice que una mujer con una sola pierna seduce hombres y los devora en la oscuridad selvática. Es llamada la Patasola.

Leyenda de la patasola

En el folclor colombiano hay una leyenda capaza de provocar terror en los más valientes, se trata de la Patasola. Como es propio de las leyendas, existen muchas versiones y variantes pero la mayoría coinciden en la descripción. Así pues, se dice que en el corazón de la selva vaga una hermosa mujer. Su mirada es penetrante, su silueta es provocativa. Sin embargo, no posee una de sus piernas. No obstante, es probable que esta imagen sólo sea una ilusión que esconde un cuerpo deforme y monstruoso. Sin importar su aspecto, lo más temible son sus hábitos: satisfacer el deseo sexual y devorar hombres.

La Patasola se oculta en la selva

Se cree que la leyenda de la Patasola comenzó en épocas muy remotas en algún pueblo internado en la selva. En dicha aldea una mujer cometía infidelidades. A saber, la joven sucumbía a los regalos del mismo patrón de su marido. No obstante, cuando el esposo descubrió que ella se entregaba a los placeres de la carne con otro enloqueció. Desagraciadamente, el caballero amputó una pierna a la bella mujer y la envió al amante. Después, se internó en la selva con la mujer para abandonarla. Ni a él ni a ella los volvieron a ver jamás.


Hoy en día, muchos aseguran que la Patasola sobrevivió gracias a algún poder oscuro de la selva. Como consecuencia, la criatura vaga por la selva en busca de hombres ingenuos e infieles. Con su incomparable belleza los seduce y los interna en la maleza. Entonces, la víctima nota que a la mujer le falta una pierna. Es demasiado tarde: la devoradora de hombres comienza a saciar sus instintos. Luego de satisfacer el sexo, puede beber la sangre de la víctima o comer su carne. Días después, algún explorador descubre el cadáver profanado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *