Mito de la Tierra sin Mal

El pueblo guaraní tiene un relato que nos cuenta la existencia de un paraíso en la tierra. Se trata un lugar abundante en recursos naturales, donde no se envejece jamás.

En el Norte de Argentina podemos encontrar que los guaraníes aún hablan del mito de la Tierra sin Mal. Dicho relato nos cuenta la existencia de un paraíso terrenal llamado Ywy Mara Ey, al cual se pude acceder sin morir. De acuerdo con esta historia, el lugar fantástico se encuentra rumbo al Oriente.

Así pues, la leyenda dice que en dicha tierra hay vegetación abundante. Además, cada hombre posee una parcela generosa que produce ricas cosechas sin necesidad de trabajar mucho.


En cambio, otras versiones sugieren que el sitio está lleno de ríos cristalinos, abundantes peces, aves y animales. De tal suerte que no es necesario trabajar para subsistir.

Así se llega a la Tierra sin Mal

Para llegar a la Tierra sin Mal es necesario recorrer un largo camino espiritual. A pesar de que siempre se ha considerado a este paraíso como la morada para los muertos, algunos afirman poder llegar en vida. Por tal razón, los hombres más santos de las aldeas ofrecen largos ayunos y practican la bondad.

Como premio a una vida recta, en el paraíso terrenal no se envejece. De hecho, se está ahí con un nuevo cuerpo, para toda la eternidad. No obstante, hay que aclarar que los humanos no se convierten en dioses sólo por haber alcanzado tal sitio.


En oposición al paraíso de la Tierra sin Mal, los guaraníes también creen en un castigo terrenal. Una de las razones que empuja a este pueblo a viajar en dirección al Este es salvarse del Gran Fuego. Es decir, en un tiempo apocalíptico enormes llamas de fuego devorarán la tierra. Después, un gran diluvio arrasará con toda huella de existencia.

Sin embargo, la Tierra sin Mal siempre permanecerá intacta con sus pobladores en un gozo permanente. En efecto, la búsqueda de la tierra prometida los llevó a asentarse en el Norte de Argentina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *