El poblamiento del mundo

De acuerdo con el mito, el mundo era habitado sólo por animales. Hasta que la diosa Altai dijo a Abasi que era hora del poblamiento del mundo.

Este es el mito sobre el poblamiento del mundo, un relato de la cultura ifik. En los tiempos más remotos el dios Abasi creó todas las cosas. Después de crear la tierra, pues él vivía en el cielo, creo los ríos y las aguas. Después, pobló la tierra con abundantes selvas que a su vez rebozaban de animales y frutos. Sin embargo, no creó al hombre. Por lo tanto, en el mundo de abajo sólo existían los animales. En cuanto a los hombres, estos habitaban las moradas de Abasi en los cielos. De este modo, los humanos gozaban de una dicha muy grande.

El poblamiento del mundo es necesario

En una ocasión la mujer de Abasi, la diosa Altai, le reprochó que el mundo no estaba bien hecho. En aquella vez, cuando Abasi y Altai comían discutían sobre los hombres y el mundo. La mujer le dijo que la tierra era bella y fecunda pero no servía de nada si nadie vivía ahí. También dijo que el cielo era el lugar correcto para ellos, los dioses. Por tal motivo, los hombres no podían seguir viviendo con ellos. Por si fuera poco, las noches en la morada celeste eran muy frías ya que no existía el fuego en la tierra que pudiera calentarnos. Había llegado el tiempo para el poblamiento del mundo.

Los hombres y el fuego

Sin más remedio, los hombres fueron depositados en la tierra. Como resultado, los humanos alimentaron el fuego y lograron calentarse durante las noches. Este hecho era bueno para Abasi y Altai que por fin tenían calor durante el turno de las estrellas. Finalmente, el mundo estaba terminado y bien hecho. Hoy en día este mito sigue siendo la explicación para el poblamiento del mundo entre los ifik. Un mito que deja ver la importancia del hombre en el orden del universo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *