Mito argentino de la luna y su lucero

Este es un mito argentino que cuenta -según los relatos wichis (grupo étnico indígena) – el significado y origen de la luna y su eterno acompañante: el lucero.

Mito Luna Y Lucero

Todas las culturas han tratado de explicar la existencia de los astros, es una de las inquietudes primarias de los hombres. Cada cultura atribuye causas y significados diferentes al sol, la luna y las estrellas. En el caso de los wichis existe un mito que describe la naturaleza de la luna y venus, el lucero que acompaña al satélite.

El hombre-luna

Cuentan los relatos más antiguos de los wichis que la luna era un hombre, encargado de iluminar la piel negra de la tierra por las noches. Este astro tenía una mujer, con quien vivió durante muchos de manera feliz. Todo parecía buenaventura hasta que un día el hombre-luna dijo a su mujer que moriría, la noticia era trágica pues no habían engendrado descendencia todavía. El corazón de la esposa comenzaba a nublarse cuando el hombre-luna le dijo que volvería a la vida en tres días.


La luna vuelve a la vida

Justo como predijo el hombre-luna a su mujer, cuando pasó la tercia de días él apareció en el cielo como la luna nueva. Su mujer se llenó de gozo porque ambos estaban juntos otra a vez, pero la felicidad duraría poco porque el marido le dijo que después de unas semanas volvería a morir. A la pobre mujer se le lleno de nubes el corazón, pero la luna de dijo que volvería a vivir en tres días y que en esta ocasión podría quedarse para siempre. Acto seguido, el hombre-luna le dio instrucciones de ir a su tumba, la del marido, y limpiar con agua toda la tierra que pudiera haber. Por último añadió que no debería temer, eso sería fundamental.

Pasaron los tres días y la esposa del hombre-luna fue a la tumba de su marido, de nuevo su palabra se había cumplido; ahí estaba él sentado sobre su tumba con la cabeza agachada. De pronto, un terror enorme invadió a la mujer que apenas consiguió arrojar el balde de agua cerca de la tumba y salió corriendo. A la mañana siguiente el hombre-luna se posó en cielo con la forma de la luna nueva. Fue tanta la tristeza y culpa de la mujer que pasó seis días llorando, antes de morir.

El lucero de la luna

Luego de la muerte de su esposa, el hombre-luna reclamó a su mujer; quien aparecería a su lado bajo la forma del lucero que siempre sigue a luna. Este fue el único para que los dos volvieran a estar juntos y es también por esta razón que la luna aparece en el cielo con una estrella como compañera, que a veces dan la impresión de estar cortejándose.


La relación entre la luna, venus, el hombre y la mujer

A través de este fantástico mito el pueblo wichi consigue, por una parte, explicar el comportamiento de la luna que desaparece por tres días antes de reaparecer y, por la otra, consigue describe parte de las relaciones amorosas entre el hombre y la mujer. Finalmente, el mito nos refiere una analogía perfecta entre la luna, venus y un hombre con su esposa en una relación trascendental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *